Cynthia Coburn

Por Felipe Maldonado

Cynthia Coburn, profesora en la Escuela de Educación y Politicas Sociales de Northwestern University, fue la anfitriona de la segunda Cátedra Cambio Educativo organizado por la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales.

La doctora Coburn ha dedicado gran parte de su carrera a investigar las relaciones subyacentes entre las políticas de enseñanza y las prácticas de los docentes al interior del aula en escuelas urbanas. En la investigación de estos temas críticos ha abordado el enfrentamiento de las escuelas públicas frente a las dificultades de implementar las políticas educativas, en especial en su llegada a las aulas y en la modificación de las prácticas de los docentes. Su trabajo fue reconocido el año 2011 con el Premio de Carrera Temprana de la American Educational Research Association, valorando sus contribuciones al campo de la investigación educativa en la primera década de su carrera.

Cátedra e investigación

El trabajo de la doctora Cynthia ha puesto en análisis la incorporación de las políticas de enseñanza/instrucción en los establecimientos y en aula, proponiendo que los problemas asociados son, en primer lugar, un tema de aprendizaje docente.  

El contexto social, cultural, político o económico que rodea el colegio y el aula, influye de distintas formas en las prácticas y creencias docentes. Esto evidencia que las puertas de las aulas no son impermeables, y los profesores deben mediar lógicas de distinto tipo en las instituciones. Estas son construidas y reconstruidas a través de sus prácticas ya existentes y sus formas de mirar el mundo, lo que puede llevar a una toma de decisiones con cierto rechazo a la incorporación de nuevas lógicas.

Los docentes poseen un rol mediador entre las presiones institucionales y las prácticas de enseñanza, logrando utilizar los recursos de conocimiento “a mano” para tomar decisiones, las que son influidas también por factores históricos y sociales. Las decisiones tomadas tenderán a integrar estos puntos, así como el hecho de que “hagan sentido” en el quehacer docente. Sin embargo, esta presión, producto de las reformas continuas del medio, posiciona a los profesores en un punto de inflexión entre sus prácticas y perspectivas históricas respecto a la necesidad de hacerlas “calzar” a nuevas ideas o aproximaciones.

Cada contexto social o institucional que ejerce presiones en un establecimiento y, por tanto, en un aula y profesor específico, normalmente está acompañado de un mensaje que permite la relación entre estos distintos participantes.

La forma en que este mensaje llega, influye directamente en cómo las ideas contenidas sean aceptadas o negadas por el docente. Pero además, provee otras maneras de interacción con el mensaje que pueden llevar a poner en cuestión las mismas creencias o rutinas que los profesores poseen. El tipo de interacción que se da a lo largo del tiempo es crucial, ya que va “acostumbrando” a los docentes a aceptar, negar o reflexionar. En efecto, se ha evidenciado que el resultado es alrededor de un 27% de rechazo al cambio, 49% de asimilación y  9% de adaptación.


Entender estos distintos procesos a nivel de las relaciones entre reformas o políticas de enseñanzas y los docentes, permiten vislumbrar elementos que de otra forma serían poco perceptibles para los directores de los establecimientos involucrados. Para una respuesta de cambio sustancial, deben presentarse condiciones de liderazgo escolar, sociales y organizacionales pertinentes. En este escenario, los directores juegan una tarea clave: mediar la forma, frecuencia, rapidez y claridad con que los mensajes llegan a sus equipos docentes.

En última instancia, lo que se pondera en el rol mediador es entonces la capacidad de gestionar el aprendizaje de los profesores. Desde su posición, un director puede manejar las expectativas del currículum que se esté modificando, dando especial atención al contenido que domina en los diálogos en torno a este tema, para lograr así una articulación entre los objetivos de la reforma y la interacción de los profesores con esta.

La construcción de capacidades puede ser alcanzada a través de sesiones de trabajo, cursos o coaching para avanzar desde respuestas superficiales hacia entendimientos más profundos.

Como espacios de aprendizaje informal, se ubican las redes sociales dadas a partir de las interacciones. Éstas pueden generar capital social para crear condiciones orientadas a posibilitar el aprendizaje. Al mirar el contenido que los docentes expresan, los directores pueden conocer sus posiciones respecto a los futuros cambios, las prácticas a modificar, las creencias imperantes y sus aproximaciones a estos.


En el marco de las rutinas docentes, esto es particularmente importante, debido a que grandes flujos de información se pueden encontrar en ellas, y sus patrones tienen la posibilidad de interrumpir o reforzar el modelo de interacción pedagógico que se esté dando entre los docentes. Estos elementos dependen principalmente de tres factores:

A) La configuración de la red, donde se juega la capacidad de generar distintos significados para la misma cosa.

B) La diversidad de estas redes, donde a mayor diversidad mayor es el cambio posible en las prácticas de los docentes

C) La profundidad de las interacciones dadas en las redes.

En las prácticas de liderazgo para potenciar el escenario descrito, la doctora Coburn detecta las oportunidades controladas que los directores puedan generar. La interacción entre profesores genera espacios donde el capital social juega un papel fundamental en dar lugar a distintos significados de un fenómeno, por lo que el liderazgo escolar debe apuntar a posibilitar estas oportunidades. La particular atención al contenido de las redes permite acoger comentarios o percepciones para generar normas democráticas orientadas a la apertura y colaboración al interior del establecimiento. Por último, la intervención de las rutinas puede y debe orientarse a desarrollar la interacción en profundidad.

 

Para revisar la presentación presentación realizada el 17 de mayo “Las políticas educativas y el aula: ¿cómo acortar la brecha?”, descárguela aquí.