Modelo de Intervención Biopsicosocial (MIB) en la Escuela: Gestión Operativa, Técnica y de Evaluación Continua. Alianza Familia-Escuela-Comunidad

Proyecto adjudicado del XVIII CONCURSO DE PROYECTOS DE I+D DE FONDEF 2010-2011. Código D10I1059.

Directora: Mahia Saracostti Director Alterno: Mario Sauer. Investigadores Principales:  Ernesto Treviño, Claudio Thieme, Alejandra Santana, Macarena Donoso, Virna Gutierrez y Javier Pereira. Tipo Interés público. Área Educación. Institución beneficuiaria Universidad Diego Portales. Duración del proyecto 32 meses.

El XVIII Concurso Anual de Proyectos de Investigación y Desarrollo (I+D) del Programa Fondef de CONICYT benefició por primera vez a la Universidad Diego Portales como institución principal para la realización de una investigación. Esta consiste en “Modelo de Intervención Bipsicosocial (MIB) en la Escuela: Gestión Operativa, Técnica y de Evaluación Continua. Alianza Familia-Escuela-Comunidad” que realizarán los académicos Ernesto Treviño, director del Centro de Políticas Comparadas de Educación (CPCE) de la Facultad de Educación; Claudio Thieme, de la Facultad de Economía y Empresa, junto a los docentes de la Facultad de Ingeniería, Virna Gutiérrez, Javier Pereira, Macarena Donoso.

El Proyecto Modelo de Intervención Biopsicosocial (en adelante MIB) en la Escuela: gestión operativa, técnica y de evaluación continua. Alianza familia – escuela – comunidad, busca desarrollar el diseño y validación de un MIB en la escuela, a través de dos dimensiones: la incorporación de estrategias de intervención biopsicosocial y el soporte de gestión que permite que el modelo se pueda instalar en la escuela, articulándose óptimamente con otras redes locales relevantes para ella. Agregando un plan de mejoramiento continuo del modelo, el que permite evaluar procesos y resultados. La propuesta es desarrollada desde un enfoque ecosistémico e interdisciplinario, ambos sellos de esta intervención.
El Proyecto se piensa instalado en la escuela como un espacio en el cual se encuentra cautivo la población objetivo dado los altos porcentajes de cobertura escolar básica existenteen nuestro país. Los altos niveles de cobertura de asistencia a educación básica se estabiliza a partir del año 1998, alcanzando una tasa neta(1) de 92.4 el año 2006 (CASEN, 2006).
La propuesta contribuye al abordaje de una temática prioritaria para Chile: apuntar a la integralidad de los procesos educativos, a nivel local, y con ello aportar a mejorar la calidad de la educación, especialmente en contextos vulnerables.
El proyecto se fundamenta – por una parte – en la necesidad de desarrollar intervenciones promocionales y preventivas de mayor impacto dirigidas a los niños y niñas, actuando tempranamente y validando los recursos propios, de la familia, la escuela y la comunidad (Battistich, Schaps, Watson & Lewis, 2000). Este tipo de estrategias inciden directamente en la disminución de costos sociales asociados, tales como posibles embarazos adolescentes, violencia escolar, problemas delictivos en que se ven involucrados niños y jóvenes (Musitu & Martínez, 2009).
Por otra parte, se busca dar continuidad a las dimensiones biológicas, psicológicas y sociales, consideradas actualmente por el sistema de protección a la infancia Programa Chile Crece Contigo, pero que sólo cubren hasta los 5 años. Lo anterior, es avalado por la literatura, cuando se hace mención el bajo impacto que pueden tener intervenciones de corto plazo y desarticuladas de los niveles educativos de continuidad y de otras esferas relacionales relevantes para los niños (Battistich, Schaps & Wilson, 2004; Waddell, 2007).
El proyecto busca optimizar las relaciones de la Escuela con su entorno, especialmente con los padres y familias pertenecientes a la comunidad, reconociendo lo positivo de esta alianza en las metas de aprendizaje de los niños y niñas, el desarrollo comunitario y la mejora del clima escolar (CIDE & UNICEF, 2000; González, 1999 en Alcalay, Milicic & Torretti, 2005; Arón & Milicic, 2004).
El MIB se plantea trabajar al interior de la escuela, facilitando procesos educativos correspondientes a los Objetivos Fundamentales Transversales, tales como el trabajo relativo a convivencia escolar, educación “ciudanizante”, educación en valores, por nombrar algunos.
En relación al trabajo con el entorno de la escuela, el MIB busca optimizar la vinculación de la Escuela con su medio relevante, entendiendo por este todas las redes secundarias que están disponibles para abordar la tarea educativa: los padres, las familias, las diversas instituciones que trabajan para la infancia y la juventud, programas específicos que se implementan a nivel local y que encausan esfuerzos por apoyar la tarea educativa, ya sea aportando recursos que permitan mejorar la infraestructura, incrementar las competencias de los profesores o impactar directamente en los aprendizajes de los niños y jóvenes.
En relación a los recursos del suprasistema, hay algunos que son claves para la instalación y proyección del MIB, por ejemplo, la implementación de la Ley de Subvención Especial Preferencial que se otorga a los establecimientos con altos niveles de
vulnerabilidad en sus estudiantes, resulta ser un soporte financiero que permitiría a través dela gestión de las Corporaciones
Educativas Municipales contar con recursos que permitan la permanencia de profesiones del área biospsicosocial al interior del establecimiento.
El desarrollo del Proyecto, se organiza en tres fases. La primera de ellas, se centra en la realización de investigación social aplicada
de experiencias de intervención biopsicosocial en Chile y en el extranjero. La segunda fase, se focaliza en el desarrollo de las estrategias de Intervención Biopsicosocial y el desarrollo de la dimensión de gestión que permitirá su instalación en la escuela.
Finalmente, en la tercera fase, se enfoca en la instalación de capacidades técnicas en los operadores del modelo de intervención a nivel de la comunidad escolar. Además se consolidan las acciones de transferencia tecnológica contempladas.

Referencias Bibliográficas

Alcalay, L., Milicic, N. & Torretti, A. (2005). Alianza efectiva Familia – Escuela: un programa audiovisual para padres. Psykhe, vol.
14, N°2.
Battistich, V., Schaps, E., Watson, M., Solomon, D., Lewis, C. (2000) Effects of the Child Development Project on Students Drug Use
and Other Problem Behaviors. The Journal of Primary Prevention. 21(1), 75-99.
Musitu, G. & Martínez, B. (2009). Familia y Escuela. Una complicidad necesaria en la prevención de la drogodependencia. Ponencia
Congreso Hablemos de Drogas. Familia y jóvenes juntos por la prevención. Barcelona.
Waddell, C. (2007) Improving Mental Health of Young Children. Children`s Health Policy Centre, Simon Frasure
University.Disponible en: www.childhelathpolicy.sfu.ca