Especialistas concluyen que publicidad en textos escolares es perjudicial para los menores. (opinión de Ernesto Treviño)